Copyright 2018 - ML Editora

Publicaciones

¿Por qué meditar?

El Yoga es un viaje de autodescubrimiento y la meditación constituye el núcleo de la práctica del Yoga. Es su herramienta principal y a su vez su meta última.

La mayoría de nosotros llevamos vidas agitadas con diversas responsabilidades: trabajo, familia, obligaciones sociales, amistades; entre otros, que demandan atención y energía. Dedicamos gran parte de nuestro tiempo a estar inmersos en el mundo exterior. Todo ello nos hace creer más de una vez que estar centrados en nuestro ser, concientes y serenos en dicho núcleo, es algo dificil. Sin embargo, a través de la práctica del Yoga se pueden crear las condiciones para dar un salto natural a un estado meditativo.

Aunque la meditación es una, existen muchas clases y técnicas de meditación. Se han ido transmitiendo de maestro a discípulo. Así es como nos explica un gran Maestro, Swami Vishnu Devananda el regalo de la meditación:

“Mediante la meditación regular, la mente se vuelve clara y los propósitos puros. El subconsciente libera los conocimientos ocultos que permitan una mejor comprensión de uno mismo y de nuestra relación con el mundo. La personalidad limitada se desvanece lentamente en una conciencia expandida. Como resultado final, las fuerzas superconsciente o intuitivas se liberan y conducen de este modo a una vida de sabiduría y paz” (Swami Vishnu Devananda)

La meditación:
• es trascendental por definición, un adjetivo que se usa para expresar la belleza de esta práctica donde se dejan atrás todos los miedos, deseos, emociones y ambiciones negativas.
• a través de las técnicas se despiertan los recursos que tenemos interiormente para poder enfrentarnos a estos retos continuos que la vida nos presenta, de una forma consciente y tener la seguridad necesaria de responder a ellos con una actitud tranquila y sentirnos en paz con nosotros mismos.
. es el proceso que tenemos que seguir para entrar en contacto y dialogar con la energía divina que hay dentro de nosotros mismos, que es la que nos permite enfrentarnos a estos retos y salir airosos de ellos.
? Salir airosos de ellos no quiere decir triunfar siempre en el sentido de ser victoriosos, sino haber podido tener la actitud adecuada y estar al margen de los resultados, de esta manera nadie es el ganador, ni nadie es el perdedor.
? Cualquier situación se ha de ver como la oportunidad de tener una experiencia, de aprender de eso y de poder actuar divinamente, en este sentido siempre se sale ganando. Si son las emociones las que dictan nuestro comportamiento seguro que siempre saldremos perdiendo.
La meditación sirve, para permitir encontrar la fuente de fuerza y de poder interno para encararnos a los retos y no depender de los resultados; los resultados no nos tienen que importar. Lo que sí nos ha de importar es cómo hacemos lo que hacemos.
• La meditación es una vivencia, es un estado de consciencia.

Por todas estas razones es que los invitamos a explorar este maravilloso estado que es la meditación.


f t g m